En un click
Contáctanos al 222741215

EATRI ¡CINCUENTA AÑOS DE EXISTENCIA!

El 26 de abril de 1970 es una fecha memorable para el Instituto Profesional EATRI. Hace cincuenta años, cuatro jóvenes […]

El 26 de abril de 1970 es una fecha memorable para el Instituto Profesional EATRI. Hace cincuenta años, cuatro jóvenes profesores emprenden la admirable aventura de crear una academia de idiomas que, difícilmente pudieron imaginar, alcanzaría la trascendencia e importancia que hoy tiene en la educación superior de nuestro país.

Las señoras Soledad Martínez, Violeta Morgado, Mónica Pantoja y el Señor Nelson Miranda, todos recién egresados de la universidad, en un tiempo en que una iniciativa de estas características era muy poco común, deciden asociarse para transitar por un camino desconocido, desafiante pero muy hermoso, de aportar al desarrollo de la enseñanza especializada del área de idiomas extranjeros en el país, en particular en la formación de Traductores e Intérpretes. Lo notable y esperanzador es que hoy, todos ellos están activos, aportando con su sabiduría y experiencia al engrandecimiento de la institución que fundaron.

Como nunca antes en la vida institucional, este importante aniversario nos encuentra en una circunstancia especial provocada por una contingencia sanitaria que afecta a toda la humanidad y que, como es de comprender, nos ha impedido celebrar como era esperable.

Recordar hoy aquel momento, de hace 50 años, enlaza innumerables historias de superación, de aspiraciones de sus fundadores, de sueños cumplidos y de otros que, como sucede en todo emprendimiento humano, han quedado en el camino o están pendientes y que, con el apoyo de todos, es posible alcanzar.

Son cinco décadas dedicadas a hacer realidad los sueños de muchos jóvenes – hoy titulados – que, con su esfuerzo personal y la contribución formativa que les proporcionó el EATRI, se convirtieron en profesionales o técnicos con conocimientos de idiomas extranjeros y una adecuada formación valórica al servicio de la comunidad.

Es hoy, también, una buena oportunidad para agradecer y valorar lo que se ha hecho. En primer lugar, a los socios fundadores por su visión, entrega y energía puesta al servicio de un hermoso proyecto educacional y, luego, a toda la comunidad del EATRI, por el trabajo permanente y realización de actividades propias de un instituto de esta naturaleza. También, cabe agradecer a nuestros estudiantes y sus respectivas familias por la confianza depositada en esta institución, y por la voluntad que ellos ponen para alcanzar sus aspiraciones de convertirse en buenos profesionales o técnicos con una adecuada formación integral.

Nuestro instituto ha tenido un desarrollo importante durante su dilatada trayectoria. Las variadas tareas que se deben asumir en un futuro próximo son complejas y constituyen un desafío importante, en especial, las relacionadas con el mejoramiento permanente de la calidad de los servicios que se ofrecen y aquellas que permitan enfrentar con éxito nuestras funciones y compromisos con los estudiantes, con el instituto y con la sociedad, contribuyendo de esta manera, a hacer del EATRI, cada vez más, un gran instituto profesional.